miércoles, 29 de enero de 2014

ORIGEN



















Como el jugo del agua clara
y su tempestad salpicada de certezas,
despeiné a la indiferencia
con el origen de mi alegría.

Tiemblo en el calor
cuando me apego a la ternura
de unos ojos con sabor a timidez,
los míos,
calma cubierta de ansias
esa que incita a morir lentamente
sobre la pasión sin ley de tus labios.