sábado, 4 de enero de 2014

ANTE TI, ANTE MÍ













Ahora,
en estos segundos de mi vida
me dejo arrastrar
porque las ganas me pierden.

Vivo sobre las líneas curvas del cuerpo
e imagino esa imagen,
en la que tú eres la caricia
y yo la libertad suspendida bajo los dedos.

Ante ti,
ante mí,
desnudo el placer entre pozos sin tregua,
no pretendo retrasar mi lengua sobre tu vientre,
ni postergar labios a través de los pliegues.

Desciende sobre el anónimo torso,
sobre la anónima nuca,
ésta que te exculpa  
de tus candentes  locuras.

Vivo sobre tus ganas.