domingo, 16 de febrero de 2014

SIN IDENTIDAD


Me he perdido tantas veces
en los ahoras,
que las tropas de mis verdades,
en este momento,
me enferman entre lepras plenas de sabiduría.

No me oculto del hedor,
ya que decidí envolverme
en los cartones de una mugrienta vida,
y el infortunio,
por ventura.

Me intoxica la penumbra,
los soles partidos en las sobras del día,
las migajas de mi conciencia
con residuos en aumento de la muerte viva.

Y ahora,
antes que mi yo pueda liberarse,
tú me conduces por veredas confortables
infectadas con absenta.

Se disipa la tez,
se envician mis collares,
esos que algún día fueron
preñeces con identidad.