lunes, 20 de mayo de 2013

ALIENTO



















Todavía el aliento murmulla
y duerme en el altar de velo negro…

Noche,
que obsequias estrellas fugaces
con un puñal que lleva su nombre,
mientras,
un herido  impulso se eleva
como elevan los pájaros la frente,
en una cristalina mañana rubia.

Aquel soplo de septiembre
que permutó el invierno
en una tórrida melodía de amor,
dejó un aroma de jazmín acústico
a un sonido de eternidad,
mientras unos vientos usurparon su esencia,
sentado en una ilusión
que sopla y vuela como una gaviota,

Una mano en el umbral vestida de verde,
se deslizaba en un instante
engañando al sentido endeble,
no sé cuando,
ni cómo,
ni dónde,
esperaré inquieta tus abrazos
aferrando un rojo acero
en mi alma,  en  la mente.

Reencarnando en un sueño sin límite,
que lo lleva a ser dios y regresa
con nombre a esperanza
 y una gran enseñanza,
abrazaba la vida y envolvía la muerte,
como un aliento perfecto…

Dueto de: Jorge Alejos y Silvia