domingo, 31 de marzo de 2013

ALMA PERENNE



De mis ojos eres dueño
y del rocío  las mañanas verdes..

Soy ánima de gaviota
inmortalizada en el cielo azul,
jazmín en un  vergel  perenne,
desnuda de alma y cuerpo
como se desnuda el  silencio
que ama,
que envuelve.

No  niego el amor
divino que consagra
el amanecer de tus pupilas,
ni las noches impregnadas
entre lunas blancas,
muero sin morir en el ébano de barro seco
con la carencia de tus cálidos besos,
sobre mi espalda.


Aunque la oscuridad
me prestase hasta el último  aliento
y las redes encadenaran las manos,
descalzaré mis pies en  la fragua del fuego
con  labios sabor a nácar
en la tenue luz  de una candela,
y como nombre,
una etérea voz
de tu dulce verbo.

Autora: Silvia