martes, 19 de noviembre de 2013

ÍNTIMO DELIRIO


 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Te pensé,

cuando la tarde mudaba sus ojos

mientras la noche me recordaba,

el íntimo delirio en tu piel...

 

Allí donde las manos

me tuvieron  presa,

donde unos dedos

quedaron suspendidos sobre los poros,

allí,

la respiración  se detuvo hacia mi boca.

 

Y en la memoria te quedaste,

pintando el cuerpo con los besos,

labios,

rendidos sobre la carne.

 

Así siento tu aire,

entre suspiros desnudos

cuando un te quiero de luna,

muere sobre mi lengua.

 

Te amé,

cuando la noche mudaba sus ojos…