domingo, 10 de noviembre de 2013

IMAGINÁNDOTE


















Te he sentido
algunas veces tan cerca,
otras,
tan lejos,
pero siempre he tenido ese sueño
de poder tocarte con mis manos.

He imaginado tu nombre
esculpido sobre piedras de barro,
al mismo tiempo sacias la sed
de los que alguna vez han matado.

Y ahora,
contemplo a mi alrededor
cadáveres de niños tiroteados.
Dime tú,
dónde está la risa que se perdió en sus labios.
Mas no sé si la súplica muere en los oídos
o no llegan a la paz de tus abrazos.

Dulce palabra que atraviesa mi espalda
y también el costado,
entre tanto,
quiero perderme cuando suspiras,
hablarte,
entre cien disparos.

Te he sentido tan cerca
imaginándote en mis sueños.
Te amo,
sí, te amo.