lunes, 10 de junio de 2013

TAN TÚ


















En el hueco de mi mano te situaste
tan delicado,
tan tú,
tan completo como una ensenada  pausada
tan vestido de amor,
tan tú.

Que olvidadas eran mis alas
entre cipreses viejos,
altos  ellos con sombra dormida
en el laúd del regazo,
a la par sus hojas arropaban
la frondosa cicatriz latente.

Muchas veces ojeaba,
te buscaba
entre luces disfrazadas de sueños,
sueños de vida alineados a mi cuerpo
un cuerpo tibio,
húmedo,
con nombre y apellido.

Y te adentras por caminos empedrados
tan suave,
tan sugerente como el beso,
tan tú,
tan apetecible,
transparente,
desnudo,
tan tú.