viernes, 20 de noviembre de 2015

DONDE TE ENCONTRÉ



Intento escribir un poema de esos
que te dejan el pecho lleno de agujeros
y la boca reseca,
pero no puedo,
apareces en el recuerdo
de las cosas más cotidianas,
como cuando enmarcamos
nuestros labios,
para que no se separaran nunca.
Fue fácil enamorarse de ti,
siempre elegías el beso perfecto
en la hora oportuna,
también me buscabas
para prolongar el orgasmo
de nuestras caricias.
Aún te siento
en el crecimiento imparable
de la edad,
mientras se pasean los fríos
tras la ventana.
De vez en cuando
saco mi libro de poesía
donde te encontré
y te miro limpio de verdades.