jueves, 15 de mayo de 2014

EL SILENCIO DE MIS PALABRAS


Cómo fingirle al silencio
y expulsar las palabras escritas en mi piel.

Quiero alcanzar ahora mismo
las jornadas que avanzan sin tiempo,
perderme primero en la copa de tus labios
cuando cien lenguas me nieguen,
lo que ya está firmado.

Pero te abres entre las bocas del sueño
mirándome mientras duermo,
ahí estás,
caminando con seductora voz
por la columna de mi mudo cuerpo.

Te oigo pagando el precio aparente
puesto que vacilé en enamorarme
prohibiéndome lo que tanto deseo,
tus besos sobre cicatrices latentes
que maduran desbocadas
bajo el breve impulso vacío.

¡Ay, si mis temores sonrieran en el color de los abrazos!
Fingirte no sería precisamente lo acertado
puesto que las palabras hablan en mi piel,
anulando los retazos
con los que fui cadáver y sombra.